Robo a Transeúntes

Ten muy presente que el delincuente siempre buscara la ocasión más ventajosa para él; por tanto, evita facilitarle un escenario que le permita “hacer de las suyas” tomando en cuenta los consejos que te mencionamos a continuación:
1. Evita las aéreas solitarias especialmente si no las conoces o frecuentas, tal y como son los parques, estacionamientos y callejones. Acortar distancias por atajos puede ahorrarte tiempo, pero también te expone a otro tipo de peligros.

2. Únicamente lleva contigo el dinero indispensable para cubrir tus necesidades, y si portas una suma considerable, intenta distribuirla en varios de tus bolsillos. Así mismo, es importante evitar usar joyas, adornos o relojes ostentosos; incluso los objetos de poco valor pueden llegar a resultar atractivos para los delincuentes.

3. Si es de noche, intenta caminar acompañado, por calles transitadas y bien iluminadas. Por ningún motivo hables con desconocidos y aléjate de ellos (sobre todo si están en grupo); procura no llevar las manos dentro de los bolsillos, ya que de esa forma te será más difícil reaccionar ante un asalto.

4. En todo momento muéstrate confiado y seguro de ti mismo; aun si te encuentras solo en un lugar que no te es familiar, jamás demuestres confusión o nerviosismo.

Si llegas a ser víctima de un delito, es muy importante mantener la calma y nunca oponer resistencia. En la gran mayoría de los casos el asaltante busca robar tu dinero (o pertenencias) y no hacerte daño; sin embargo, al oponerte, el ladrón podría llegar a lastimarte al intentar lograr su objetivo. Nunca olvides que ante todo, lo más valioso es la integridad de nuestra salud y nuestra vida misma.
Si fuiste víctima de un robo, por civilidad y cultura ¡repórtalo a las autoridades!

Dinero en Efectivo

Si bien es cierto que no podemos prescindir completamente del dinero en efectivo, existen varias razones que nos pueden ayudar a considerar el uso de otros medios de pago para proteger nuestra seguridad y nuestro bolsillo:

1. Sin protección al consumidor. Una vez que se utiliza dinero en efectivo para pagar, puede resultar muy difícil volverlo a recuperar, ya que al no existir ningún intermediario, el consumidor quedaría a merced del vendedor en caso de requerir un reembolso u otro tipo de aclaración. Por otro lado, en caso de robo o extravió, resultaría imposible pensar en su reposición.

2. Sin beneficios adicionales. El efectivo no genera puntos de recompensa, pago de rendimientos, ni tampoco ayuda al fortalecimiento de nuestro historial crediticio. Así mismo, nos impide aprovechas promociones, descuentos y realizar compras por internet.

3. Sin control cobre el gasto. ¿Cuántas veces hemos dicho “el dinero se me va como agua? Esto es precisamente lo que sucede cuando utilizamos el efectivo para la mayor parte de nuestras operacion4es, ya que resulta complicado llevar un registro de todos nuestros gastos.

4. Sin capacidad de crédito en caso de emergencia. El efectivo puede llegar a limitar nuestra capacidad de pago en situaciones inesperadas en las que debemos realizar urgentemente algún gasto que no habíamos planificado. (ejemplo accidentes o viajes imprevistos).