Dinero en Efectivo

Si bien es cierto que no podemos prescindir completamente del dinero en efectivo, existen varias razones que nos pueden ayudar a considerar el uso de otros medios de pago para proteger nuestra seguridad y nuestro bolsillo:

1. Sin protección al consumidor. Una vez que se utiliza dinero en efectivo para pagar, puede resultar muy difícil volverlo a recuperar, ya que al no existir ningún intermediario, el consumidor quedaría a merced del vendedor en caso de requerir un reembolso u otro tipo de aclaración. Por otro lado, en caso de robo o extravió, resultaría imposible pensar en su reposición.

2. Sin beneficios adicionales. El efectivo no genera puntos de recompensa, pago de rendimientos, ni tampoco ayuda al fortalecimiento de nuestro historial crediticio. Así mismo, nos impide aprovechas promociones, descuentos y realizar compras por internet.

3. Sin control cobre el gasto. ¿Cuántas veces hemos dicho “el dinero se me va como agua? Esto es precisamente lo que sucede cuando utilizamos el efectivo para la mayor parte de nuestras operacion4es, ya que resulta complicado llevar un registro de todos nuestros gastos.

4. Sin capacidad de crédito en caso de emergencia. El efectivo puede llegar a limitar nuestra capacidad de pago en situaciones inesperadas en las que debemos realizar urgentemente algún gasto que no habíamos planificado. (ejemplo accidentes o viajes imprevistos).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *