Personas morales sí pueden suspender operaciones

Finalmente el SAT reconoce que la suspensión no es exclusiva de las personas físicas
Después de varios años de rechazar la recepción del aviso de suspensión de actividades de las personas morales, la autoridad tributaria finalmente reconoció que estas sí pueden presentarlo, en caso de que las sociedades interrumpan todas las actividades económicas que dan lugar a la presentación de declaraciones.
Así lo dio a conocer el SAT en su página de Internet al incluir la regla I.2.5.26 en la Quinta Modificación a la RMISC 2014 .
Sin embargo, se fijan requisitos adicionales, como obtener la opinión favorable de cumplimiento de obligaciones fiscales; contar con un certificado de sello digital vigente, y que el domicilio fiscal se encuentre localizado.
La suspensión no se otorgará a los contribuyentes que deban cumplir con otras obligaciones fiscales periódicas de pago, por sí mismos o por cuenta de terceros, ni a las sociedades que aparezcan:
• en la publicación que hace el SAT en su portal de Internet, conforme a lo dispuesto en el artículo 69, penúltimo párrafo del CFF
• en el listado de contribuyentes que realicen operaciones inexistentes a qué hace referencia el artículo 69-B del CFF
Quienes opten por esta facilidad deben presentar un caso de servicio o solicitud en la página de Internet del SAT, siguiendo el procedimiento de la ficha de trámite 177/CFF, denominada Aviso de suspensión de actividades de personas morales, del Anexo 1-A de la RMISC. La declaración del ejercicio en el que interrumpió actividades se presentará en marzo del año siguiente a aquél en que se dio la suspensión.
La suspensión de actividades tendrá una duración de dos años, prorrogable por un año más en una sola ocasión, siempre que antes del vencimiento respectivo se presente un nuevo caso de servicio o solicitud, en los términos de la ficha 177/CFF.
Concluido el plazo, el contribuyente debe presentar el aviso de reanudación de actividades o el de cancelación al RFC, y en caso de incumplimiento el SAT efectuará la reanudación de actividades.
El RCFF contempla la presentación del aviso de suspensión de actividades de manera genérica, sin distinguir al tipo de personas que lo pueden exhibir en caso de darse ese supuesto.
Por su parte, el artículo 26, fracción IV, inciso a) del RCFF prevé las reglas de presentación de ese aviso, pero solo para las personas físicas sin considerar lineamientos para las morales; entonces, las últimas, de ubicarse en esa hipótesis, tendrían que pagar en su totalidad los impuestos adeudados al fisco federal, pues prácticamente se les obliga a liquidarse.
Ahora bien, desde la reforma constitucional en materia de derechos humanos todas las autoridades han de interpretar en el sentido más benéfico las normas para los particulares (art. 1o, Constitución).
En consecuencia, la posibilidad de presentar el aviso de suspensión de actividades contenida en el artículo 25, fracción V del RCFF en la interpretación más favorable para los contribuyentes debe brindar la posibilidad para que las personas físicas y morales lo puedan exhibir, sin ser óbice que únicamente se contemplen reglas para las citadas en primera instancia, criterio sustentado por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Sexto Circuito que a la letra se inserta:
AVISO DE SUSPENSIÓN DE ACTIVIDADES. PUEDEN PRESENTARLO NO SÓLO LAS PERSONAS FÍSICAS, SINO TAMBIÉN LAS MORALES (INTERPRETACIÓN CONFORME DEL ARTÍCULO 26, FRACCIÓN IV, INCISO a), DEL REGLAMENTO DEL CÓDIGO FISCAL DE LA FEDERACIÓN). No basta tomar en cuenta la literalidad del artículo 26, fracción IV, inciso a), del Reglamento del Código Fiscal de la Federación, el cual establece las reglas para la presentación del aviso de suspensión de actividades únicamente tratándose de personas físicas, sin que se encuentren especificados lineamientos para las personas morales. Ello es así, en virtud de que del texto de las diversas fracciones que conforman el artículo 25 del mencionado reglamento, que regula lo relativo a la presentación de los avisos a que alude el numeral 27 del Código Tributario Federal, se advierte que algunas de ellas se refieren a la presentación de diversos avisos, unos vinculados solamente con las personas físicas, como son, entre otros, tratándose de corrección o cambio de nombre, cancelación en el Registro Federal de Contribuyentes por defunción, apertura de sucesión y cancelación en dicho registro por liquidación de la sucesión; otros relacionados únicamente con las personas morales, como son los vinculados con el cambio de denominación o razón social, cambio de régimen de capital, inicio de liquidación, cancelación en el registro aludido por fusión de sociedades e inicio de procedimiento de concurso mercantil; y unas diversas fracciones se actualizan para ambos tipos de personas, como son cambio de domicilio fiscal, suspensión de actividades, reanudación de actividades y actualización de actividades económicas y obligaciones; sin embargo, conforme a la fracción V del citado artículo 25 del Reglamento del Código Fiscal de la Federación, en relación con su primer párrafo, puede interpretarse de la manera más favorable para los contribuyentes, que para los efectos del artículo 27 del invocado ordenamiento legal, tanto las personas físicas como las morales se encuentran en posibilidad de presentar el aviso de suspensión de actividades. Interpretación que es acorde con la intención del legislador, que se corrobora con lo que éste dispuso en los artículos 14, fracción III, último párrafo, 71, párrafo noveno, y 77, último párrafo, de la Ley del Impuesto sobre la Renta vigente, en los que expresamente se encuentra prevista la posibilidad de que las personas morales puedan presentar el aviso de suspensión de actividades en términos precisamente del Reglamento del Código Fiscal de la Federación, que lo regula en sus artículos 25, fracción V, y 26, fracción IV, inciso a), y aun cuando en este último sólo se mencionan explícitamente a las personas físicas, de acuerdo con la interpretación conforme, que debe atender a la preservación del derecho humano a la seguridad jurídica consagrado en el artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que es la más favorable para los gobernados, se llega a la conclusión que implícitamente el derecho de presentar el aviso de suspensión de actividades también corresponde a las personas morales y no únicamente a las físicas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *